Evangelin y el reino de las
mil fresas ūüćď

Cuento infantil

En un lugar muy lejano, hace muchos, muchos a√Īos, naci√≥ una princesita a la que llamaron Evangelin. Esta dulce ni√Īa de enormes ojos , viv√≠a en un hermoso castillo en lo alto de una colina del conocido‚ÄĚ reino de las mil fresas‚ÄĚ. Su reinado era muy pr√≥spero, todos los habitantes se dedicaban a la recolecci√≥n de este preciado fruto y elaboraban pasteles, galletas y confituras de fresa muy codiciadas en toda la regi√≥n.
Evangelin cada d√≠a era m√°s hermosa , gateaba por los pasillos del castillo , jugaba y jugaba sin cansarse jam√°s y no dejaba de sonreir. As√≠ fueron pasando los a√Īos y todo parec√≠a perfecto.

Una tarde de primavera mientras estaba en la cocina del castillo, uno de sus lugares favoritos , Evangelin vio un plato lleno de fresas y sin pens√°rselo dos veces se comi√≥ la m√°s hermosa. En pocos minutos la ni√Īa comenz√≥ a sentirse mal, no sab√≠a lo que le estaba pasando pero aquella sensaci√≥n no le gustaba nada de nada. Ella no quer√≠a alarmar a nadie porque le hab√≠an advertido que no deb√≠a comer sin permiso de sus pap√°s, pero todo su cuerpo le comenz√≥ a picar tanto que no pod√≠a parar de rascarse y decidi√≥ irse corriendo al ba√Īo para ponerse un poquito de agua fr√≠a a ver si se le calmaban los picores.
De pronto, al mirarse al espejo vio que todo su cuerpo estaba rojo y Evangelin pens√≥ ‚Äú me estar√© convirtiendo en fresa por no haber obedecido ‚Äú, pero sus ojos se volvieron mucho m√°s grandes y su boca comenz√≥ a crecer y su lengua tambi√©n crec√≠a y hasta le costaba respirar. Fu√© entonces cu√°ndo por suerte apareci√≥ JŇćkichi ¬†Takamine, el medico real y al ver a la ni√Īa comprendi√≥ que necesitaba la p√≥cima m√°gica del Unicornio Adrenalin.

La princesa ten√≠a una reacci√≥n al√©rgica y s√≥lo el Unicornio Adrenalin pod√≠a salvarla con su cuerno m√°gico. Takamine, el m√©dico real sac√≥ de su bolsillo un silbato diminuto y silb√≥ con todas sus fuerzas, en escasos segundos Adrenalin, el unicornio rosa, apareci√≥ volando y se dirigi√≥ hacia Evangelin, la acarici√≥ con la punta de su cuerno y en un abrir y cerrar de ojos Evangelin volvi√≥ a ser la risue√Īa ni√Īa de antes.

Los Reyes estaban muy preocupados por la salud de su hija, no la dejaban salir del castillo, no pod√≠a ir a ninguna fiesta de cumplea√Īos, incluso pensaron en aislarla en una torre de cristal.
Evangelin se sent√≠a muy triste, los reyes no entend√≠an la enfermedad de la princesa, pero ¬Ņsi siempre ha comido fresas?¬Ņc√≥mo puede ser?, no paraban de repetirse.

Los consejeros sugirieron que Adrenalin, el Unicornio m√°gico acompa√Īase siempre a la princesa y as√≠ en caso de que Evangelin comiese una fresa por error, Adrenalin la podr√≠a volver a acariciar con su cuerno m√°gico. La soluci√≥n de los consejeros fue aceptada por los reyes y as√≠ la princesa Evangelin siempre se ve√≠a acompa√Īada por su inseparable Unicornio Adrenalin.

Pero, tras poco tiempo, a otros ni√Īos del reino y de otros reinos, les comenz√≥ a pasar lo mismo y Adrenalin no pod√≠a ayudarlos a todos a la vez. Fue entonces cuando Adrenalin decidi√≥ sacrificar su vida desvelando la receta de su p√≥cima secreta a Takamine y juntos la repartieron en peque√Īos recipientes a modo de peque√Īos cuernos que todos los ni√Īos pod√≠an llevar consigo. Los llamar√≠an ‚Äú adrenalinas‚ÄĚ y as√≠ todos los ni√Īos del mundo podr√≠an tener una adrenalina en su casa para que cuando la necesitaran se acariciasen tambi√©n con su cuerno m√°gico sin que ella estuviese all√≠ . Eso s√≠, con la condici√≥n de que, nunca , nunca se la olvidasen y la llevasen siempre con ellos all√° donde fueran. S√≠, esa fue la condici√≥n que puso Adrenalin. As√≠ que, ya lo sab√©is, ni√Īos y pap√°s al√©rgicos, no os pod√©is olvidar nunca la adrenalina porque El Unicornio Adrenalin se sentir√≠a muy, muy triste.

Autor: Susana Ranea Arroyo

Ilustraci√≥n: Laura Soler Ranea ¬†( 10 a√Īos ). Mi gran fuente de inspiraci√≥n.

Contacto

CITA PREVIA: +34 971 262 000

Horario de atención telefónica:
Lunes a viernes de 8.00 a 20.00h

‘UNIDAD DE ALERGIA Y ASMA’
Doctora Susana Ranea Alergóloga

Ubicación

Visita en ‘Juaneda Miramar’
Camino de la Vileta, 30 Palma
07011 Islas Baleares Espa√Īa

Aviso Legal

Colaboradores

© 2020 Doctora Susana Ranea